domingo, 10 de abril de 2016

Resignación



Con el cuchillo oxidado mato fantasmas de juguetes
mientras una estrella mira el pasado extinto
y los bancos de las plazas  hablan de horas perdidas
las nubes se buscan unas a otras como amores vulgares
y escriben una partitura invisible concibiendo inmortalidad
soy el creador, con un suspiro
de soldaditos de horas heladas, que salen al alba
como genios mal intencionados que salen de sus botellas.
Quisiera sepultar los pies en la tierra y convertirme en árbol
y perderme, como se borra una huella en el tiempo.