jueves, 18 de septiembre de 2014

Olivia.



Despertó con un sobresalto por la llamada entrante, directo a su corteza mediante el implante cerebral. Desde la comisaría era su jefe, el “Sombrerero”, quien le buscaba. Otro asesinato consumado, otra puta androide descuartizada en medio de la calle. Aunque prefería que no, igual le dijeron el nombre de la víctima. Era conocía dentro de la zona roja de la neuro-red, como “La Reina de Corazones”. Un caso más relacionado con el asesino serial más buscado por la policía para-universos: “El Conejo Blanco”. Desde que empezó a trabajar es que estaba detrás del sujeto, hasta ahora sin suerte. Su deber era encontrarlo. Detener la masacre de todas las noches.
Necesitaba más pistas. Puntos que relacionar entre éste y el “otro lado”, ese universo alternativo al cual ella, era la única capaz de entrar. Sabía con quien hablar, “La Oruga Azul” era su contacto. Por alguna razón que averiguaría, él conocía más sobre “este lado” que el de él mismo.
Tu hermana puede ayudarte, le había dicho su jefe. ¿Alicia? la alter-ciencia la mantenía ocupada, lejos de todos. No. Ella podía muy bien sola. Olivia trazó las coordenadas en su bio-reloj y fue transportada a ese otro país,  no tan maravilloso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario